NACIONAL Llevan cenizas del pequeño Sebastiano a la playa Miramar y de ahí a Chihuahua

Spread the love

Guaymas, Sonora.- El martes, la señora María Roco, la abuela materna del pequeño Sebastiano, así como el padre biológico del niño asesinado por su propia madre, recibieron las cenizas en una urna y las llevaron a la playa de Miramar, para luego partir a Ciudad Juárez, Chihuahua, donde radica la familia.

Lili Acosta Zúñiga publicó en redes sociales este caso y expresó: «Mi amor, por fin ya te llevamos de regreso a tu
casa con tu familia, que tanto te amamos”.

Antes, la noche de ayer el pequeño fue velado por algunas horas en la agencia Funeraria “San Martín”, de la calle 13 y la avenida 7, hasta donde acudieron funcionarios de la Fiscalía General de Justicia del Estado, así como del Sistema DIF-Sonora y del Registro Civil para facilitar los trámites y acompañar a los dolientes.

Como ya se informó, fue la noche del 31 de enero de este año cuando Jazmín Dayana, de 23 años de edad, dio muerte a su propio hijo Sebastiano, de solo dos años de edad, y que con la complicidad de su pareja sentimental, sepultaron su cuerpecito de manera clandestina en la parte posterior de una vivienda abandonada de la colonia Adolfo López Mateos.

La inhumación clandestina ocurrió tres días después del crimen y el cuerpecito de Sebastiano permaneció en el departamento que ocupaba la pareja.

El caso fue esclarecido por la Fiscalía General de Justicia del Estado y hoy la madre purga sentencia de 42 años de prisión y su pareja sentimental continúa prófugo.

Con información de Opinión Sonora