ASI MÉXICO DONDE EL INOCENTE ES ENCARCELADO Y EL CULPABLE PASEA POR LA CALLE

Spread the love

Por Judith Bustamante/Las Noticias de la Red

En México diariamente hay hechos violentos que pasamos desapercibidos porque “son de menor impacto”, para las autoridades, pero al final son los que impactan a la sociedad actual.

Caso 1 “Maria y sus hijos van al refugio”.
Maria, madre soltera con dos hijos trabajaba arduamente por salir adelante cada día, venía de una relación tormentosa donde vivió anteriormente violencia intrafamiliar con violencia extrema, estuvo al borde de la muerte en diversas ocasiones.

Un día decidió iniciar una relación con el que parecía ser el hombre ideal, lleno de alegría y promesas para su vida, se formalizó una relación la cual mostraba el futuro de Maria diferente a la perspectiva anterior.

Joven detallista la llenaba de flores y pequeños detalles que hicieron a Maria ver solo al frente sin mirar a los lados, simplemente ella entró al bosque y dejó de ver los árboles.

Sus amigos le comentaban déjalo es controlador, ¡te manipula!, lo cual desde su perspectiva era erróneo, pues tan solo veía al frente y dejo de ver a los lados.

De pronto el príncipe se volvió el monstruo del bosque, cuando La joven madre empezó a dejar de ser manipulada, el perdió el control y quería controlar, pero sus palabras no eran suficientes para convencerla y obtener de ella lo que él necesitaba, así que todo cambio.

En el lapso de unas horas un arma de fuego salió a relucir, otra mujer convencida por él reclamaba espacios que no se le negaban y, Maria estaba en medio de todo con dos niños de la mano, viendo como su vida dependía de si jalaba el gatillo o no.

Al ver el panorama decidió huir, ponerse a salvo, no por ella si no por sus hijos, ¿Pero que encontró?.

Protección si, fue trasladada a un refugio de protección, fuera de la ciudad, con paredes enormes, donde al ingresar te decomisan todo y es resguardado hasta tu egreso, ¿Algo les recuerda esto?.

Efectivamente era ingresar a la cárcel, entre revisiones médicas y declaraciones se pasan los primeros días, decir una y otra vez qué pasó, evaluaciones psicológicas, porque puede ella ser la culpable y el que sacó el arma no.

Ahora, Maria quien vivía plena, ciudadana responsable y productiva está en una pequeña cárcel llamada protección, mientras su agresor camina por la calle en espera de que un expediente avance.

Los hijos de Maria juegan en un cuarto de dos por dos, cuando ella trabajó por tener todo y no les faltase nada, visten ropa donada pues su pertenencias fue imposible retirarlas de su hogar por la premura de salvaguardar su vida.

Esta es la justicia en México, se pone en pequeñas cárceles de resguardo a familias cuando la justicia se a quedado corta.